DESANDAR LOS CAMINOS DE LA VIOLENCIA

No hace muchos años, menos de los que deberían ser, el narcotráfico se impuso al discurso del arte. Desde todas las disciplinas se trató de narrar y retratar la violencia que asolaba al país, que arrasaba pueblos enteros, que se llevó vidas y dejó ausencias que aún se busca recuperar. Luego, vino el silencio. Los medios de comunicación bajaron el tono, dejaron de reportar los asesinatos, las desapariciones y el arte comenzó a evolucionar.

Pero el demonio sigue aquí, devorando y asesinando a mansalva. Hombres y mujeres son asesinados todos los días, y todos los días también aparecen cientos más de mujeres y hombres tirados, muertos, en cualquier paisaje del país. Con evidente violencia, con signos de tortura, atados, vejados, humillados para luego ser tirados, como un objeto más, en un camino cualquiera y pasar al olvido de un país sin memoria.

Por ello es que el trabajo fotográfico de Fernando Brito llama de manera poderosa la atención. Vuelve sobre el tema de la violencia y se centra en las víctimas de la misma. Bajo el nombre de Tus pasos se perdieron en el paisaje, Brito retrata la miseria y el rencor, la rabia y el desdén, la absoluta falta de moralidad de una sociedad acostumbrada al derrumbe. Sus fotografías encuadran un camino como los que recorremos todos los días, parajes rurales y recovecos llenos de basura: al centro y con la paz que produce la muerte se pueden observar cuerpos de mujeres, hombres e incluso adolescentes. Amordazados y amarrados como prueba de la futilidad de la resistencia.

Las imágenes de Brito regresan el tema de la violencia desde el punto neurálgico del mismo: dentro de la violencia. Hay, claro, una estética perfecta, una mirada que se nutre del arte; pero esa no es, o no lo creo, la intención primaria del fotógrafo. Aquí hay denuncia. Un grito para no sumirnos en el olvido, en la pasividad. Porque los muertos pudieron ser nuestros amigos, hermanos o vecinos. Pudimos ser nosotros los que tirados dejamos de caminar.

Queda la eternidad del instante de la fotografía para dejar en claro que este país aún no se recupera de los estragos de una guerra intestina que no atisba el final. Queda en la imagen la denuncia no perecedera. Queda el camino que debemos desandar para encontrar la calma lejos de la violencia.

***

El trabajo de Fernando Brito se puede apreciar en la web de Proyecto Travesía:

http://www.proyectotravesia.com/especiales/tus-pasos-se-perdieron-en-el-paisaje/

***

Gerardo Esparza
Editor en De lo imposible ediciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *