NOVEDOSO Y CONTEMPORÁNEO

“Para novedades, los clásicos”, solía decir un viejo maestro cuando se hablaba de libros de reciente aparición,  ya fuera de autores con una sólida trayectoria en la literatura contemporánea o debutantes en el oficio de la escritura publicada. Lo decía como un mantra y sugiriendo que lo que se escribe y publica en presente no está a la altura de la literatura del pasado. No soy quien para tratar de convencerlo de lo contrario, sin embargo, soy un convencido de que la buena literatura no debe esperar que el tiempo le otorgue la validez que le corresponde a los lectores.

Soy un lector de novedades, lo digo sin rubor, y aplaudo a los editores dispuestos a leer manuscritos de un desconocido, de apostar tiempo y dinero en editar e imprimir un ejemplar que tiene el mundo en contra, pues es usual que quienes arriesgan por acercar a estos autores son editoriales pequeñas, independientes y muchas veces sin el poder de distribución y promoción de los grandes consorcios libreros. Sin contar que no es lo mismo el marketing para un escritor contemporáneo de apellido Villoro o Velasco, cuya sola mención logra que las librerías, café y cualquier espacio que venda libros se abra de par en par para exhibirlo en sus estantes.

Uno de esas empresas es Paraíso Perdido, editorial tapatía centrada en publicar obras de autores locales y con una trayectoria que apenas despunta. Caso específico es “Instantánea Colección”, que apuesta a la brevedad como primer premisa y que busca hacer una fotografía de lo que se gesta, en un tiempo preciso, en la literatura de la Zona Metropolita de Guadalajara. Con 18 autores ya publicados, que inauguró Acteón de Cástulo Aceves y que hace unos días presentó Fantasmas de James Nuño, Juego de niños de Ramsés Figueroa y Estática de Abril Posas como las recientes, la colección sirve a la ciudad como asidero para conocer cómo se gesta el oficio en estos escritores, para descubrir si realmente la literatura local avanza o sigue estancada en los temas de siempre.

Es evidente que muy pocos de los escritores aquí publicados lograrán trascender la barrera del tiempo, que aún menos son los que se consolidarán con una trayectoria alejada de su primer libro, y que si la apuesta crece, serán escasos los que alcancen el rango de clásicos, y que si lo hacen, no será con la obra publicada en “Instantánea Colección”. Sin embargo, eso no es motivo suficiente para no acercarse a estos libros, pues siempre está latente la sorpresa de encontrar textos maduros, de asombrarse por lo escrito por alguien que recién debuta, o por descubrir que lo novedoso no es sinónimo de poca calidad. Y es que, finalmente, los clásicos en algún momento fueron novedades, y algún arriesgado editor decidió poner plata por él para acercarlo a los lectores de su tiempo. Lo demás le toca al tiempo, y en eso aún no tenemos injerencia.

·

Gerardo Esparza

Editor en De lo imposible ediciones.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *